text

Hola amigos de la ciudad de Rosario y Argentina, les damos la bienvenida al club de fans de Star Wars CUNA DE LA FUERZA. La misión de nuestro club es compartir información, comics, datos, películas, series, anécdotas, historias, props, caracterizaciones, coleccionismo , debatir sobre todo lo relacionado a Star Wars y su Universo Expandido, y por supuesto hacer grandes amigos, compartir eventos y disfrutar de esa enorme pasión que sólo Star Wars nos puedo ofrecer.

martes, 4 de noviembre de 2014

Informe Universo Expandido: Maestro Jedi Ikrit

Hola amigos de la Fuerza:

Hablaremos de un Maestro Jedi muy poderoso pero muy raro: Ikrit

Este simple conejito fue un poderoso Maestro Jedi que tenia un gran control sobre la Fuerza. Nacio en el 495 ABY y murio en el 26 DBY, en la Era de la Nueva Orden Jedi



Ikrit era un pequeño kushibano de un metro de largo en su madurez, que tenia el aspecto de un conejito blanco que crecio en un pueblo de granjeros y tejedores de hierba de seda en Kushibah, pero el no tenia el talento para ejercer tales profesiones y acabo trabajando como piloto

En algun momento cercano al 478 ABY, cuando Ikrit tenia algo mas de diez años, el maestro Jedi Yoda visito su poblado en busca de un estudiante que entrenar. Todos los kushibanos se sentian honrados, aunque tambien sorprendidos ante esa idea. Ikrit se acerco a Yoda para ofrecerle su ayuda mientras estuviese en el planeta. Yoda, sin hacer ninguna prueba evidente, dijo a Ikrit que el era el estudiante que estaba buscando. El joven kushibano se echo a reir, y sus vecinos lo imitaron: Le sugerian que aprendiese el uso del sable laser para cosechar la hierba

Ikrit decidio ir con Yoda y empezar su entrenamiento. No fue el primer estudiante de Yoda. El maestro Yoda, enfrentandose al mal dondequiera que lo encontrase, se gano la admiracion y respero del kushibano. Ikrit aprendio de Yoda la frase "El tamaño no importa".

Un año despues de su partida, aun inseguro, Ikrit regreso a Kushibah a visitar a su familia, a tiempo de la cosecha. Su pueblo estaba feliz de volver a verlo, y de nuevo bromearon con su carrera profesional. Entonces, en la vispera de la cosecha, una kushibana ensangrentada bajo del campo para avisar que una manada de mas cien xinkras bajaba de la montaña hacia los campos de hierba y el pueblo. Ella habia intentado ocultarse, pero un xinkra la habia visto y se separo del grupo para atacarla. Ella solo habia sobrevivido rajando los ojos de la bestia con un cuchillo para cosechar.


Los kushibanos del pueblo empezaron a buscar armas improvisadas, pero Ikrit supo que no bastaria y temia que muchos muriensen en una batalla asi. Ikrit escalo hasta el tejado del edificio en el centro del pueblo y pidio a su gente que le dejasen solo contra los monstruos. Sin esperar respuesta, Ikrit corrio a los campos, y los otros kushibanos esperaron a ver que sucedia. Ikrit, que ya habia aprendido el poder de hablar a las mentes de las bestias, vio llegar la manada y les envio telepaticamente una imagen del pueblo en llamas, asi como un recuerdo de los animales comestibles que habia entre los bosques. La manada cambio de direccion y se fueron. El pueblo alabo a Ikrit como a un here, y fue entonces que Ikrit supo que llegaria a ser un caballero Jedi y que ayudaria a defender la Galaxia.

Ikrit llego a ser un caballero jedi de gran poder. Se volvio orgulloso y, por un desacuerdo insignificante, estuvo a punto de matar a uno de sus amigos con su sable luz. Yoda arriesgo su propia vida para detenerlo. Comprendiendo su error, decidio enterrar su sable el mismo dia que casi lo habia usado para el mal. Ikrit paso muchos mas años estudiando y entrenando para ser un maestro Jedi, pero se nego a volver a utilizar un sable, y juro no hacerlo hasta que encontrase estudiantes dignos.

Ikrit se convirtio en un maestro Jedi, y en un erudito especializado en cultura massassi. Conocia poderes Jedi variados, incluyendo telepatia, telequinesis, videncia, curacion y dones para afectar la mente. Aunque Ikrit no era un guerrero, era un poderoso adversario, rapido y agil en sus piruetas, entrenando para moverse sin gravedad, y dotado de una gran astucia.

¡Que la Fuerza los acompañe siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario