text

Hola amigos de la ciudad de Rosario y Argentina, les damos la bienvenida al club de fans de Star Wars CUNA DE LA FUERZA. La misión de nuestro club es compartir información, comics, datos, películas, series, anécdotas, historias, props, caracterizaciones, coleccionismo , debatir sobre todo lo relacionado a Star Wars y su Universo Expandido, y por supuesto hacer grandes amigos, compartir eventos y disfrutar de esa enorme pasión que sólo Star Wars nos puedo ofrecer.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Informe Universo Expandido: Jedi Meetra Surik - La Exiliada

Hola amigos de la Fuerza:

Hoy vamos hablar de una poderosa Jedi que vivio en la epoca de la Antigua Republica. Esa Jedi se llama Meetra Surik, alias la Exiliada, una poderosa Jedi que derroto al Triunvirato Sith (compuesto por Darth Sion, Darth Nihilus y Darth Traya) y entre sus otras proezas, haber derrotado a la gran Maestra Atris y traerla a la lado luminoso de la Fuerza.


Meetra Surik, también conocida cómo la Jedi Exiliada después de las Guerras Mandalorianas, fue una mujer humana que decidió desobedecer las órdenes del Alto Consejo Jedi y ayudar a la República Galáctica en su guerra contra los invasores Neo-Cruzados Mandalorianos. Llegando al rango de Caballero Jedi durante la guerra, ella sirvió con distinción bajo órdenes de sus compañeros cruzados Revan y Malak, y fue eventualmente comisionada General en la Armada de la República.

Surik jugó en papel vital en derrotar a los mandalorianos en las etapas finales del conflicto, pero como resultado directo de sus controvertidas acciones durante la batalla final de la guerra, Meetra cortó su conexión con la Fuerza. Después, al contrario que todos los que fueron a la guerra, fue la única Jedi capaz de evadir la llamada del Lado Oscuro y volver al Consejo Jedi para ser juzgada por sus crímenes. Después de ser exiliada de la Orden Jedi, Surik vagó por la periferia de la Galaxia durante casi una década antes de volver a la República durante las Guerras Oscuras, en medio de la crisis de la Primera Purga Jedi.

Atrapada en los planes de distintas facciones misteriosas, se sintió rápidamente atraída por el conflicto en curso, y (siendo reentrenada en las enseñanzas de los Jedi) se convirtió en una persona fundamental para la maquinación de la derrota del Triunvirato Sith, gobernado por los Darths Sion, Traya, y Nihilus. Capaz de sentir la Fuerza una vez más, Surik emergió victoriosa de su campaña contra los Lores Sith e inmediatamente comenzó a buscar al Jedi Revan, quien estuvo ausente desde tres años atrás.

Eventualmente, tuvo éxito y encontró a Revan prisionero en Dromund Kaas, en el profundo corazón del Imperio Sith que creía que se destruyó mil años antes. Surik ayudó a Revan en su misión de matar al Emperador Sith Vitiate que estaba planeando una invasión a la República. Ella, Revan y Lord Scourge unieron fuerzas por su objetivo común y atacaron al Emperador. Scourge traicionó a sus aliados apuñalando por detrás a Meetra, matándola instantáneamente. El sacrificio de la Jedi ayudó a Revan, ya que los planes del Emperador se retrasaron. Surik no se convirtió en uno con la Fuerza; al instante, su fantasma estuvo junto a Revan para ayudarle a resistir el estado de éxtasis en el que se encontraba hasta 300 años después.

En los años posteriores a su muerte, los Jedi que entrenó durante sus viajes probaron ser esenciales para el proceso de reconstrucción de la Orden Jedi tras casi ser aniquilada por los Sith

A lo largo de su vida en la Fuerza, la Exiliada formó lazos con sus camaradas, sin importar si eran superiores o inferiores en rango. Se dijo que, durante su entrenamiento, muchos jóvenes Padawans rápidamente hacían lo que ella hiciera, y que a otros les disgustaba intensamente. Ella era considerada una líder nata y de rápido aprendizaje así como generosa y amable, aunque más allá de esto su personalidad en su vida temprana es en gran parte desconocida.

Regreso y exilio

Después de las Guerras Mandalorianas, regresó al Templo Jedi en Coruscant para responder por sus acciones. Ella estaba completamente consciente de lo que había hecho, y trató una vez más de convencer al Consejo Jedi de que sus acciones (y, por extensión, las de Revan y Malak) habían sido las correctas. A pesar de su franca convicción y su entendimiento de las consecuencias, ella fue exiliada; en un último intento de mostrar lo que ella quería decir, ella clavó su sable de luz en la piedra central en la sala del Consejo cuando se le pidió que lo entregara. Después de su partida, Kavar mencionó que había "mucho desafío en ella".

Viviendo en el exilio, ella abandonó la compañía de otros, prefiriendo errar por el Borde Exterior tan sola como fuera posible. Las guerras le habían dejado muchas cicatrices, físicas y mentales, y quedó con una sensación de arrepentimiento por lo que había hecho y lo que habían pedido que hiciera. A ella no le gustaba hablar de la guerra, incluso después de regresar a la República y viajar entre amigos, ni siquiera con Bao-Dur, su viejo amigo de la guerra hasta su fin, en la Batalla de Malachor V. Sus vagabundeos sirvieron para mantener la disciplina que había construido durante sus años de entrenar y sufrir las durezas de la guerra.

En la compañía de otros

Comenzando con su encuentro con Kreia en la instalación Peragus, la Exiliada empezó nuevamente a formar lazos con la gente que conocía durante sus viajes, gente que ella estaba interesada en mantener con vida para que ellos, a su vez, la protegieran. Eventualmente ella asumió el rol de líder para el que estaba destinada, abrazándolo para enseñar a aquellos sensibles a la Fuerza que la acompañaban a convertirse en los cimientos de la nueva Orden Jedi. La Exiliada se dio cuenta de que era su deber estabilizar a la República de cualquier forma posible, reflejando su antiguo sentido de compasión y generosidad que la habían llevado inicialmente a la guerra. Debido a sus experiencias en las Guerras Mandalorianas, ella también entendía la naturaleza de la guerra y las decisiones difíciles que tenían que hacerse cuando el conflicto era inevitable.

Durante su visita a la oculta Tumba de Ludo Kressh, la Exiliada fue obligada a confrontar a muchos de sus rasgos de personalidad y muchas de sus acciones y arrepentimientos pasados. Esto tomó la forma de una serie de visiones, durante las cuales ella fue testigo de una versión torcida de ella siendo reclutada por Malak, un recuento de sus acciones durante la Segunda Batalla de Dxun, una confrontación ilusoria entre Kreia y varios miembros de su grupo, y finalmente una aparición silenciosa de Darth Revan, a quien ella combatió. Durante estas secuencias se revela gran parte de su carácter, determinado por las opciones de diálogo que elige el jugador. 

Poderes y habilidades

La Exiliada, al principio, era una usuaria de la Fuerza de habilidad regular. A temprana edad demostró una habilidad inusual de crear fácilmente conexiones con otros, formando lazos a través de la Fuerza, que le permitían influenciar a los que la rodeaban, aunque ella generalmente no se daba cuenta de esta habilidad. Después de reconectarse con la Fuerza, esta habilidad se hizo más poderosa. Simplemente observando a otros, la Exiliada instantáneamente podía aprender técnicas y posturas de combate que le tomaría años para aprender a un Maestro Jedi. Ella también era capaz se obtener más poder a través de las muertes que ella causaba, como resultado de que ella era una herida en la Fuerza, aunque ella no se daba cuenta de esto. Utilizando este poder que ella desconocía, ella se convirtió, posiblemente, en el usuario de la Fuerza más poderoso.

La Exiliada era una de los únicos cuatro usuarios de la Fuerza que voluntariamente cortaron lazos con la Fuerza (los otros siendo Jacen Solo durante la Guerra Yuuzhan Vong, Ben Skywalker al comienzo de la Guerra del Enjambre y Kyle Katarn después de casi caer al lado oscuro en Dromund Kaas y en los cuatro casos la separación fue temporal y eventualmente invertida). El caso de la Exiliada fue diferente a los otros porque su conexión fue rota por completo, mientras que en los otros tres sólo se cortaron sus lazos parcialmente.

La Exiliada también era capaz de hablar en el idioma de los droides

¡Que la Fuerza los acompañe siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario